Piotr Wozniak y yo

From Antimoon Translation Project

Versión original: Me and Piotr Wozniak


La primera vez que aprendí sobre Piotr Wozniak fue por medio de SuperMemo 6.7 para DOS (1993), un programa que mis amigos y yo usamos con gran éxito para aprender inglés en la secundaria. Él era el "Dr. Wozniak" detrás del archivo de ayuda del programa, el cual empezaba con las siguientes palabras: Welcome to the world of SuperMemo - your gateway to better life, better self-image and better future for all of us. – En español: Bienvenido al mundo de superMemo – tu pasaporte a una vida mejor, una mejor auto-imagen, y un mejor futuro para todos nosotros. Era algo muy poderoso – la promesa de mayores poderes intelectuales basados en la ciencia moderna y la tecnología de los computadores. Una idea como esa tenía que atraer a nerds como yo y mi amigo MRW.


sm6-help.png

Imagen del archivo de ayuda de SuperMemo 6.7


Cinco años después, teniendo miles de elementos en mi base de datos de SuperMemo y habilidades en el inglés que eran casi tan buenas como las de un nativo, le escribí a SuperMemo World (el editor) sobre un error del año 2000 (un "Y2K bug") que había descubierto en SuperMemo 6.7 para DOS. En vez de recibir una respuesta típica de soporte técnico obtuve una respuesta personal de Piotr Wozniak, el hombre que lo empezó todo.

Durante los años siguientes Piotr y yo intercambiamos muchos emails (todos en inglés, aunque ambos somos polacos nativos). Nos escribíamos sobre casi todo: errores en SuperMemo, mis planes de lanzar Antimoon y nuestras vidas personales. Pronto se hizo obvio que Piotr estaba interesado en mucho más que solo mantener datos en su memoria – él estaba decidido a cambiar su vida para maximizar su conocimiento y creatividad.

La lista de optimizaciones de Piotr (o, si lo prefieres, excentricidades) es ciertamente larga. Aunque él vive en Polonia, el solo hablará en inglés a cualquiera que pueda entenderlo, inclusive con su esposa polaca y sus amigos más cercanos. En la universidad, él crearía una conmoción entre sus profesores por negarse a hablar en polaco durante exámenes orales. Su colección de SuperMemo contiene cientos de miles de elementos e invierte muchas horas al día repasándolos. Su día está dividido en "espacios de tiempo" (SuperMemo, creatividad, deportes, etc.) a los cuales se adhiere religiosamente.

Alrededor de 1999 Piotr empezó a optimizar la forma en la que él adquiere conocimientos nuevos añadiendo artículos interesantes en una lista, asignando prioridades a cada artículo y luego dividiéndolos en trozos aptos para memorización con SuperMemo. Con este sistema (llamado lectura incremental e incorporada por primera vez en SuperMemo 99), él ya no se preocupa por olvidar leer un artículo importante o perder el tiempo con un artículo de poca importancia. Todo está en manos de su programa.

A principios del año 2000 fui uno de los que recibió un email en el cual Piotr anunciaba que se desharía de su reloj de alarma y adaptaría lo que llamaba "free running sleep" (algo así como "dormir libremente"). Él se iría a dormir solo cuando se sintiera con sueño y despertaría solo cuando su cuerpo quisiera levantarse naturalmente. Piotr considera que esta práctica es benéfica para el desempeño intelectual, pero también significa que sus horas de sueño constantemente se corren hacia adelante y que su "noche de sueño" generalmente cae en la mitad del día, lo cual le dificulta atender a citas y hacer las compras.

Durante los pocos años en los que hablábamos, las ideas de Piotr exhibían una clara tendencia hacia un estilo de vida más rígido y organizado. Él se apegó (excesivamente, en mi opinión) a la idea de manejar todas sus actividades desde un sistema centralizado en el cual todas sus tareas tuvieran prioridades numéricas. A él le llegaron a disgustar los eventos impredecibles, ya que estos no son manejables con un algoritmo de optimización. ¿De qué le servía toda su priorización si toda esta podía ser sobrepuesta por una visita inesperada de un amigo?

Tal vez no es sorpresa que en algún punto de su vida él decidió que su estilo de vida orientado al conocimiento era incompatible con sus relaciones sociales normales. Hasta cierto punto él tenía razón. Cuando tus prioridades te dicen que deberías estar escribiendo un artículo y recibes una llamada de un amigo, ¿Qué tan racional es interrumpir tu trabajo y responder el teléfono? Tú no sabes lo importante que sea el asunto por el que te esté llamando y no sabes que tan demorada vaya a ser la llamada. Tal vez sea algo crítico, pero también podría ser una bobada que te chupe una hora de valioso tiempo creativo. Cuando te conoces con alguien tu nunca sabes si la conversación será interesante o que tanto tardará. Cosas como esa son imposibles de predecir y la mayoría de nosotros simplemente acepta el riesgo.

Piotr, sin embargo, detestaba la falta de control y su solución fue eliminar todos esos elementos desconocidos de su vida. Él se deshizo del timbre de su puerta y dejó de reaccionar a visitantes inesperados a su apartamento. Inclusive siendo que él es el desarrollador líder del software SuperMemo, a él nunca se le ve en los cuarteles generales de SuperMemo World y tampoco atiende a ninguna reunión de la compañía. Él nunca responde su teléfono, ni siquiera para sus amigos más cercanos y socios de negocios, y rechaza peticiones para verlo en persona.

Todos sus amigos y asociados eventualmente se vieron forzados a adaptarse a su forma de hacer las cosas: Si querían contactar a Piotr Wozniak tenían que mandarle un email. Este email será puesto en una lista de SuperMemo y él le dará una prioridad numérica. Cuando tu mensaje aparezca en el tope de la lista, este aparecerá en su pantalla y será respondido en menos de un minuto, o será dividido en trozos más pequeños a los cuales se les dará prioridades individuales y se pondrán nuevamente en la lista de tareas. En la práctica, esto significa que tu obtendrás respuestas a varias partes del email original que enviaste en momentos diferentes, usualmente con retraso de algunos meses.

Este sistema, aunque duro hacia otras personas, encaja perfectamente con la filosofía de Piotr. A diferencia de las llamadas telefónicas y reuniones, usar email te pone en control. Él puede dividir mensajes, darles prioridad y responderlos cuando a él mejor le corresponda. Él puede controlar la cantidad exacta de tiempo que invierte en cada mensaje y es libre de ignorar las partes que él considere que no son dignas de su atención. Todo esto es mucho más fácil que lidiar con humanos vivos.


Hoy estuve leyendo un viejo mensaje de Piotr. Yo le había escrito sobre algunos problemas en mi vida personal. Él me escribió diciéndome que tenía unas muy buenas ideas que compartir conmigo, pero que solo podía mandarme un mensaje corto porque SuperMemo había sonado una alerta diciéndole que procediera a realizar la siguiente tarea en su horario. Aun así, su mensaje estaba lleno de apoyo y parecía que él de verdad lo sentía por no poder escribir más. Imaginé a un humano compasivo atrapado en una máquina HAL 9000 de su propia creación, escuchando en un tono monótono e implacable: Lo siento Piotr, pero no puedo dejarte hacer eso.

Pero luego pensé – tal vez le estoy echando demasiada cabeza a esto. Tal vez el que Piotr se entregara a un algoritmo realmente es su mejor oportunidad a alcanzar un sentido de propósito. Tal vez él de verdad se siente tan feliz con su estilo de vida como Gary Wolf escribió de él en la revista Wired. Puedes encontrar el artículo aquí: archive.wired.com/medtech/health/magazine/16-05/ff_wozniak

Y tal vez su imparable persistencia en usar listas de prioridad y elementos de SuperMemo eventualmente lo convertirán en un genio polimatemático como la humanidad jamás ha visto. Él tiene 46 años, así que aún tiene bastante tiempo.


← Regresar a la Tabla de Contenidos